Lejos quedaron los días en que trabajar en una fábrica era la regla y no la excepción. Y que los proceso de producción eran igual a esclavismo y privaciones. Hoy en día, sí en efecto, un lugar acogedor en el trabajo puede ser la diferencia entre tener colaboradores productivos o perezosos. En ...